domingo, 24 de noviembre de 2013

Mary and Max

No sé si a vosotros os pasó lo mismo que a mí, pero cada vez que veía algo en claymation, temblaba y sufría. Todo ello gracias a la moda que se creó en la que el 90 por ciento de los contenidos que se hacían no tenía ninguna coherencia. Solo hacer por hacer sin tener en cuenta nada más.
Afortunadamente se hicieron grandes películas como Wallace y Gromit o Chicken Run que ninguno podremos olvidar. Mary and Max puede pertenecer a esta categoría sin ningún problema.


Rodada en 2009 por el australiano Adam Elliot, nos cuenta la historia de cómo la verdadera amistad puede existir a pesar de todos los problemas que van surgiendo en la vida.

Mary, una niña australiana que vive en un ambiente marginal, decide escribir una carta a la primera persona que encuentra en una hoja que arranca de una guía telefónica. Esa persona es Max,  hombre de 44 años con diversos problemas psicológicos, que vive en un ambiente grisáceo como es el de Nueva York.
A partir de este momento, surge una amistad por correspondencia. Una amistad mas fuerte que la distancia, en la que dentro de las posibilidades que ofrece una carta, se ayudan mutuamente hasta formar un lazo inquebrantable.



Así a simple vista puede parecer una sinopsis sencilla, pero todo lo contrario. La historia que nos cuenta Elliot, tiene una complejidad patente en la que juega con nuestras emociones en todo momento. Y es que, a pesar de que hay gente que considera que esta película es una comedia, a mí en ningún momento me lo ha parecido. Es una historia melodramática con toques de humor. Una historia que va in crescendo para acabar perturbándonos con lo que significa la verdadera amistad.

En cuanto al claymation y la postproducción, reconozco que no tengo palabras adecuadas para expresar tal grado de perfección. Algo así no tiene absolutamente nada que envidiar a las películas de animación actuales.

Algunas personas creerán que esta película está dirigida al público infantil y que no les gustará. Todo lo contrario, Mary and Max está enfocada a un público adulto y es una muestra de cómo llegar al corazón con un trabajo espectacular en todos los niveles.

Desde hoy, a todo aquel que le gusta el buen cine y quiera disfrutar y conmoverse con una buena película, se la recomendaré.

Gracias Elliot.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...